Académicos participantes
Audrey Kobayashi
Contenidos

Descripción del proyecto

Investigadores

Participantes de la Institución

Recursos

Simposio

Personal y consultores

English Japanese
Spanish Portuguese

JANM Logo
Japanese American
National Museum


La Dra. Audrey Kobayashi es Directora del Instituto de Estudios de la Mujer y es profesora titular de la Universidad de Queen, Kingston, Ontario, Canadá. La Dra. da clase sobre racismo y género y es muy conocida por sus escritos sobre temas relacionados a los derechos humanos, la inmigración, el género, el racismo y la historia de los japoneses canadienses. Es Directora Nacional de la Asociación Nacional de Canadienses Japoneses, miembro del equipo que negoció la compensación canadiense japonesa, y miembro del Comité Asesor del Museo y los Archivos Nacionales Japoneses Canadienses.

e-mail: kobayashi@post.queensu.ca

Sinopsis de la propuesta de investigación
Un Análisis Demográfico de la Población Japonesa Canadiense Concentrado en las Mujeres Inmigrantes

La investigación de la Dra. Audrey Kobayashi tiene dos objetivos principales: (1) analizar la población japonesa canadiense basándose en los censos recientes (1991 - 1996) y establecer tendencias contemporáneas en el crecimiento, la distribución y las características de la población; (2)concentrarse en la inmigración reciente de mujeres del Japón para examinar su integración dentro de la sociedad japonesa canadiense. En 1996, la población contemporánea de 61.000 japoneses canadienses exhibía las siguientes tendencias: (a) concentración en las ciudades principales (en especial Toronto y Vancouver), y despoblación de las regiones rurales; (b) aumento de secularización y profesionalismo; ( c) un porcentaje de casamientos de grupos raciales mixtos de 90 por ciento; y (d) una proporción de inmigración de aproximadamente 1:60 por año, manteniendo a la población shin-ijusha (nuevos inmigrantes) en aproximadamente 16%. Cada una de estas tendencias demográficas importantes tiene efectos significativos en la organización comunitaria, el suministro de servicios, el desarrollo cultural y social, y la cambiante identidad japonesa canadiense. Este proyecto de investigación explorará estas tendencias concentrándose específicamente en los inmigrantes recientes. El estudio utilizará los datos obtenidos en obras anteriores para explorar su función en la formación de la comunidad, su integración dentro del lugar de trabajo, y los temas socioculturales que enfrentan por ser un grupo de canadienses nuevos.



La corriente inmigratoria del Japón muestra un decidido desequilibrio de género, ya que casi las dos terceras partes de los inmigrantes son mujeres. Esta investigación se concentra en las mujeres solteras que han inmigrado al Canadá, llamadas mujeres shin-ijuusha.
La mayoría de ellas vive en las grandes ciudades de Vancouver, Toronto y Montreal. Ellas poseen un alto nivel de educación y la mayor parte trabaja en las artes o en las profesiones de servicios humanos. Muchas eran estudiantes cuando vinieron al Canadá, pero después de obtener sus títulos, desanimadas por las débiles perspectivas de encontrar empleos satisfactorios en el Japón, un país que tiene un nivel excepcionalmente alto de patriarcado, se quedaron en el Canadá como residentes permanentes. Su edad promedio al inmigrar es de aproximadamente 30 años. La mayoría se casa en el Canadá.
Este ensayo examina si su decisión de mudarse al Canadá obtiene los efectos deseados. El análisis consta de dos partes. La primera parte presenta una sinopsis demográfica de las características de las mujeres inmigrantes japonesas en el Canadá para obtener una imagen más global de quiénes son, dónde están estas mujeres y cuáles son sus características principales. La segunda parte, que será presentada en un ensayo posterior, está basada en reuniones de grupo enfocadas con mujeres inmigrantes japonesas en Toronto, Ontario, para examinar las experiencias detrás de las estadísticas migratorias con más detalle y de manera cualitativa.
El casamiento con hombres de otras etnias es muy común para la mayoría de las mujeres Shin-Ijuusha. Algunas descubren que el nivel de patriarcado en el matrimonio no es significativamente más bajo del que hubieran experimentado en el Japón. El índice de divorcio es más alto entre mujeres inmigrantes japonesas que entre las mujeres descendientes de japoneses nacidas en el Canadá. Existe una red significativa de madres solteras que tienen una seria necesidad de servicios sociales.
Educación: El nivel educativo de las mujeres Shin-Ijuusha es muy alto. Existen algunos patrones específicos según la edad. Las mujeres mayores, quienes en su mayoría inmigraron antes de la Guerra, no tuvieron la oportunidad de completar niveles superiores de educación y no vinieron al Canadá buscando educación u oportunidades laborales. Durante las décadas del setenta y el ochenta, mujeres de mayores recursos económicos vinieron al Canadá a recibir una educación internacional. Recientemente, un mayor número de mujeres ha inmigrado con el fin de encontrar trabajo directamente, en especial en las industrias de servicio, tales como restaurantes y tiendas dedicadas a suplir a los turistas japoneses.
Problemas de familia: Tanto las mujeres casadas con hombres de otras etnias como sus hijos deben enfrentar problemas de identidad cultural y una variedad de problemas que surgen en un hogar intercultural, incluyendo el racismo de la sociedad Canadiense. Otro problema importante tiene que ver con la relación de los hijos con sus abuelos y otros familiares en el Japón. Las madres suelen llevar a sus hijos a pasar las vacaciones de verano a su país de origen. Sin embargo, también en el Japón, los hijos de matrimonios mixtos suelen sufrir discriminación. La relación entre las mujeres inmigrantes japonesas y sus padres es otro importante problema de familia. Aquellas que no tienen hermanos/as para cuidar a los padres deben encarar la difícil situación de tener que hacer planes para obtener cuidado para sus padres.